Tema 7: La entrevista

Las entrevistas, se graban. /@EsterVargas CC
Las entrevistas, se graban. /@EsterVargas CC

INTRODUCCIÓN

La entrevista se caracteriza por ser la transcripción de una conversación entre el informador y una persona de interés público, difundida en un medio de comunicación. Pero esta conversación transcrita ha sido previamente planificada y el periodista debe disponer de abundante documentación. Una entrevista puede tener distintos objetivos: obtener información sobre un hecho (género informativo); saber qué piensa el entrevistado, o personaje, acerca de un hecho (bien por el puesto que ocupa o por su implicación en un hecho); o dar a conocer al público información o aspectos de la personalidad de un personaje de interés público.

El periodista se convierte en un elemento secundario en favor del entrevistado. Las preguntas pueden ser abiertas o cerradas. Las preguntas abiertas son aquellas en las que el entrevistado responde como considera; las preguntas cerradas son aquellas en las que el entrevistado solo puede contestar con monosílabos, aunque a continuación, puede dar una explicación.

Tipos de entrevista

Como hemos visto durante el curso (Tema 3), la entrevista es un género mixto, a veces considerado informativo y en otras ocasiones interpretativo.

Un texto informativo es la llamada entrevista objetiva o de declaraciones. El periodista entrevista a un experto o una persona que conoce en detalle un acontecimiento (noticia) y emite preguntas objetivas para conseguir respuesta a las 6Ws.

Interpretativa es la entrevista de opinión. En este caso, lo importante es conocer el punto de vista, la opinión del entrevistado. El entrevistado suele ser un experto en la materia o una persona con experiencia. Suelen estar estar vinculadas a una noticia (sucesos, elecciones…)

También es interpretativa la entrevista de perfil o de personalidad. En esta ocasión, lo que interesa es el personaje en si mismo, conocer un poco mejor al entrevistado a través de sus respuestas. Suelen ser entrevistas a personas conocidas, por ejemplo artistas, deportistas de élite, políticos… Pueden estar vinculadas a una noticia (nuevo álbum, competición deportiva, elecciones…).

Otra forma de clasificar las entrevistas es según el canal usado o la estructura del texto. Por ejemplo, si el entrevistado es poco accesible o está lejos físicamente, podremos usar la entrevista telefónica o el cuestionario escrito (enviado por correo electrónico). Si el entrevistado es accesible, lo normal es realizar un encuentro personal.

Asimismo, la mayoría de entrevistas siguen una fórmula de pregunta y respuesta. Preguntas y respuestas se presentan separadas y claramente diferenciadas. En su texto final, el entrevistador debe reproducir las respuestas literales del entrevistado, pero ha de eliminar todo el material superfluo. Es decir, reiteraciones, frases incompletas, expresiones sueltas… En caso de tener demasiado texto o carencia de espacio, el entrevistador seleccionará las respuestas más interesantes. No obstante, es una forma clara de interpretación periodística.

Por otro lado, en unas pocas ocasiones se presentan las entrevistas mediante citas entrecomilladas, dentro de un texto periodístico en el que las preguntas, o parte de ellas, no aparecen formuladas. Esto es habitual en entrevistas informativas, presentadas en forma de noticia; o en entrevistas de perfil.

Estructura de la entrevista

La entrevista, al menos la que usa la fórmula de pregunta y respuesta, presenta una estructura claramente definida:

Para empezar, tenemos la entrada o introducción, donde el periodista introduce el tema o asunto de actualidad y presenta al personaje.

Posteriormente, se presenta el cuerpo o desarrollo, que consta de preguntas y respuestas. Como hemos apuntado, las preguntas y las respuestas se presentan de forma diferenciada. Han de ser fácilmente reconocibles por el lector. Las preguntas se pueden marcar con negrita. Preguntas y respuestas suelen ir separadas por punto y a parte.

Finalmente, es posible usar un párrafo a modo de conclusión. Este cierre es el final de la entrevista, y puede ser un comentario final o conclusión del periodista o del entrevistado.Además, la entrevista ha de constar obligatoriamente de un titular. Lo habitual es usar una frase del entrevistado, entre comillas.

Otros posibles elementos de la entrevista son los subtítulos y los destacados, frases del entrevistado que el entrevistador selecciona por su importancia y presenta de forma diferenciada dentro del texto (en negrita, con un tamaño mayor de letra…).

DIGITAL VS IMPRESA

La irrupción de internet también ha modificado claramente las entrevistas. Existen medios digitales que presentan entrevistas en sus webs de forma idéntica a cómo lo hacen los medios impresos, pero hay nuevas posibilidades. 

Como explica la profesora Gloria Gómez-Escalonilla (Universidad Rey Juan Carlos I) en el libro Géneros periodísticos en la redacción periodística hipertextual, en un entorno digital es posible realizar entrevistas en directo. Aquí el periodista pregunta y el entrevistado responde en tiempo real. Es posible incluso presentar estas entrevistas como programas audiovisuales. 

Otra opción es que el lector se convierta en entrevistador. Son los llamados encuentros digitales, en los que el entrevistado responde a las preguntas que realiza la audiencia, en tiempo real o en las horas previas al encuentro. El entrevistado responde desde un ordenador, normalmente en la misma redacción del periódico. En cuanto al periodista, en estos casos es un mero moderador. Su papel se limita a filtrar preguntas y a guiar al entrevistado. 

Cabe señalar que la entrevista digital puede aprovecharse de todos los recursos propios del periodismo digital, tratados en el Tema 2. 

Un buen ejemplo, es la entrevista a Edward Snowden en eldiario.es (2016). No solo se presentó escrita, sino en video y con diversos materiales audiovisuales de contexto. Aquí, una parte del video.