Tema 4: El lenguaje periodístico

Todo empieza ante el teclado. /@RaúlHernándezGonzález CC
Todo empieza ante el teclado. /@RaúlHernándezGonzález CC

INTRODUCCIÓN

El lenguaje es el más importante y eficaz medio de comunicación entre las personas. Como seres sociales que somos, necesitamos relacionarnos con nuestro entorno y requerimos constantemente información. La sociedad desea estar informada y esta información llega a través de los medios de comunicación que tiene a su alcance: prensa, radio, televisión, prensa digital. Por ello, el lenguaje periodístico tiene unas características específicas y eso es lo que veremos en este capítulo.

Cuando hablamos de elaborar textos periodísticos no se trata de comprimir toda la información en un espacio, sino que hay que hacer una selección datos y tener una claridad de ideas. En periodismo hay que saber qué se quiere comunicar y a qué público nos vamos a dirigir. Un texto mal redactado o confuso no será leído, por tanto, no habrá cumplido su principal objetivo.

Al texto informativo se le asigna un espacio en la página, así que no solo hay que aprovechar las posibilidades de diseño, también las redaccionales, con el objetivo de informar y captar la atención del lector. El redactor antes de escribir debe hacerse las siguientes preguntas fundamentales: ¿Qué quiero decir? ¿Cuál es la información principal? ¿Cómo debo contarla? ¿A quién me dirijo?

En la prensa digital ya no hay la limitación de espacio de la prensa en papel, pero la concisión y brevedad siguen vigentes. Un texto demasiado largo no captará la atención del lector.

Cuando elaboramos un texto periodístico utilizamos unas palabras y desechamos otras. El lenguaje periodístico tiene unas características que lo distinguen de otros géneros literarios: la concisión, la brevedad, la precisión, pero el requisito fundamental que debe cumplir todo texto periodístico es la claridad. El uso de un lenguaje sencillo pero exacto y conciso. Se deberá evitar siempre el lenguaje literario, administrativo y coloquial.

Además, la información debe presentarse con un orden que facilite la comprensión de cada nuevo dato, el lenguaje deber ser ágil, variado y con ritmo, de forma que el lector se vea atraído por el texto desde el principio hasta el final.

Características del lenguaje periodístico

El periodista de prensa comunica acontecimientos, hechos e ideas a un público que es muy heterogéneo, por lo que deberá emplear un lenguaje que facilite la comprensión desde el primer instante. Esta necesidad de informar y captar la atención del lector, confiere al lenguaje de los textos periodísticos unas características esenciales.

→ Claridad

Es la principal y más importante cualidad. La claridad del mensaje se consigue empleando un lenguaje que sea comprensible para la mayoría. Debe estar construido mediante estructuras gramaticales simples, es decir: sujeto, verbo, complemento. El lenguaje periodístico puede ser creativo, pero nunca ambiguo o confuso. Se evitarán siempre estructuras propias de otros géneros literarios.

→ Coherencia y cohesión

Entre las diferentes partes del texto debe existir una coherencia, es decir, que cada párrafo debe constituir una unidad ligada a una idea central (y no como un conjunto de enunciados inconexos entre sí). La coherencia viene dada por una correcta y lógica organización de la información, las ideas deben aparecer ordenadas y jerarquizadas. La cohesión nos habla de cómo se enlazan los distintos enunciados de un texto entre sí. Es un conjunto de elementos lingüísticos que permiten relacionar sintáctica y semánticamente las distintas partes de un texto. 

→ Sencillez

En periodismo deben usarse las palabras estrictamente necesarias para expresar lo que se quiere decir sin dar lugar a equívocos. Se recomienda usar un vocabulario sencillo, pues son mensajes que están dirigidos al gran público, a un lector medio. Pero la sencillez no significa vulgaridad. El lenguaje debe estar próximo al de la comunidad de hablantes de nivel culto. Debe evitarse siempre el lenguaje artificioso, rebuscado, ambiguo o redundante, así como el uso de expresiones coloquiales o frases hechas.

→ Brevedad

Un lector medio puede retener en la memoria un máximo de palabras (35-40), por ello, deben escribirse frases breves que contengan una sola idea. Las frases cortas demuestran ser las más eficaces para transmitir un concepto. También deben evitarse frases subordinadas o demasiado largas, aunque en ocasiones la construcción de oraciones subordinadas -siempre que añadan información-, tiene como objetivo evitar la monotonía. De esta forma pueden llegar a combinarse (cortas-medianas, cortas-largas). También hay que evitar párrafos largos, que hacen visiblemente la lectura más gris y compacta.

→ Corrección 

Es un requisito fundamental del lenguaje periodístico: debe ser correcto desde el punto de vista gramatical. Un periodista tiene que dominar las reglas del idioma, respetar y cumplir las estructuras formales de la lengua. Se exigirá siempre una corrección gramatical y léxica, que se consigue con el uso y significado apropiado de las palabras, evitando contradicciones o ambigüedades, y cumpliendo las normas de la lengua.

→ Concisión

La concisión (y exactitud), se consigue con las palabras indispensables y el uso de frases cortas mediante el uso de sintagmas para lograr frases cortas.

→ Verbos de acción 

Una de las claves de la claridad en periodismo se caracteriza por el uso de verbos activos y dinámicos. Los verbos en un texto periodístico deben poseer fuerza, precisión y atractivo, así como la capacidad de transmitir rápidamente la idea que queremos comunicar. Los verbos que expresan acción atraen más la atención, así que si se puede expresar la misma idea con un verbo de movimiento, se elegirán estos verbos y se evitará en lo posible construir un texto utilizando sólo los verbos ser, estar, haber o tener, denominados estáticos o débiles.

→ Verbos en positivo

En periodismo raramente es noticia aquello que no sucede, por lo que siempre que sea posible se informará en positivo (p. ej. rechazar, prohibir) y se evitarán las frases negativas (p. ej. no admitir, no permitir), ya que empleando verbos en positivo el mensaje periodístico resulta más claro. Se recomienda también usar las formas verbales en presente, en lugar participios, y los verbos en forma activa.

→ Uso adecuado de las citas

Las citas tienen un alto valor informativo en periodismo, aunque no se debe abusar de ellas. Deben utilizarse sólo aquellas citas que sean significativas, bien sea por lo que se dice y por quién lo dice. Deben ser breves y transmitir lo verdaderamente importante, novedoso, sorprendente e inesperado. Hay que saber introducirlas en el texto y evitar citar constantemente.

*Amplía información en este post  con el Libro de Estilo de EL PAÍS (1996).